Cuantas personas han visitado este blog hasta el día de hoy

sábado, 12 de junio de 2010

La presión, enemiga de la imaginación

La presión, enemiga de la imaginaciónTras el partido entre Uruguay y Francia, correspondiente al Grupo A de la Copa Mundial de la FIFA 2010, ambos seleccionadores pueden darse por satisfechos, dado que sus hombres siguieron las instrucciones en materia de defensa al pie de la letra. No hubo goles, ni apenas ocasiones, y los zagueros estuvieron más inspirados que los delanteros, de modo que el 0-0 final se antoja lógico. "Habríamos preferido ganar, pero Uruguay es un equipo muy sólido y bien organizado en defensa", aseguró Florent Malouda quien, desde su entrada en juego, se dio de bruces una y otra vez contra la retaguardia Celeste. "Francia es un gran equipo que tiene una gran tradición de buenos defensas y mucha más experiencia que nosotros en la Copa Mundial", le respondió el medio de contención uruguayo Diego Pérez.
Entonces, ¿qué faltó para inaugurar el marcador y que uno de los dos se proclamara vencedor?Bacary Sagna, el zaguero galo, tenía su propia teoría. "Estábamos bien organizados y no queríamos perder nuestras opciones de ganar lanzándonos al ataque sin pensar. Sólo nos han faltado los goles, pero al menos sabemos qué aspectos tenemos que perfeccionar". Malouda, que comenzó el partido en el banquillo, no dejó de intentarlo desde que puso los pies en el césped. De entre todas sus tentativas, destacó un cañonazo que pasó a escasos centímetros del poste de Fernando Muslera. "Concretamente, lo que nos ha faltado es asumir riesgos. Estamos demasiado centrados en la disciplina del juego, y quizás olvidamos ese toque de locura y de imaginación que puede desestabilizar un partido”.
Minimizar los riesgos
Con un hombre menos desde el minuto 63, tras la expulsión de Nicolás Lodeiro, Uruguay debería sentirse satisfecha con el empate. Sin embargo, el seleccionador Oscar Tabárez no pudo ocultar cierta frustración: "Dadas las circunstancias, y con la subcampeona mundial como rival, estamos contentos con el resultado. Pero no puedo decir que Francia mereciera ganar. Los hemos tenido controlados y realmente no nos han causado ningún problema". El monegasco Pérez se expresó en términos similares, y achacó la falta de ocasiones a la presión. "Es el primer partido de la Copa Mundial, con toda la presión que implica. En un certamen tan importante, los equipos siempre intentan minimizar los riesgos. Sabíamos que iba a ser un grupo muy reñido. De momento, ésta es la prueba de que no nos equivocábamos".
En el bando francés, Raymond Doménech aseguró que se encontraba satisfecho con el punto cosechado, pero reveló que es difícil saber de qué lado decantarse en un partido tan incierto. "Hemos intentado que entrara por todos los medios, pero siempre con la idea de no recibir ningún gol en contra". El empate a 0-0 final recuerda al de 2002 entre ambos rivales, que en aquella época ya eran bien conocidos por su solidez defensiva. Este mismo resultado es el que obtuvo Francia en sus primeros choques en Alemania 2006 y en la Eurocopa 2008, dos competiciones con desenlaces completamente opuestos. "Yo no sé si es algo bueno, pero prefiero que se resuelva como en 2006", concluyó Malouda.

No hay comentarios: