Cuantas personas han visitado este blog hasta el día de hoy

martes, 5 de enero de 2010

Burj Dubai, el Islam cerca del cielo


La Torre de Babel era un poroto; en Dubai corren el riesgo de que se les entreveren los idiomas. Y eso ya ocurre, pero hay otro riesgo: la ruina inmobiliaria.


La inauguración del rascacielos más alto del mundo generó expectativa en todo el mundo y más frustración en Taipei, Chicago, Nueva York y otras ciudades que en algún momento se lucieron por arañar las nubes. Pues bien, el Burj Dubai ya está inaugurado en medio de extremas medidas de seguridad y los arquitectos tienen una nueva razón para viajar a esta impactante ciudad a la que ya le dedicamos un artículo (ver
http://www.viajes.elpais.com.uy/index.php?option=com_content&view=article&id=201%3Adubai-&Itemid=561). También la tendrán los inversores inmobiliarios y los estudiosos del mercado, pues ni los petrodólares alcanzan para una lujuria sin límites en urbanización y este fenómeno también es digno de conocerse. Hay más capacidad en edificios que gente para poner en ella y los costos inmobiliarios se derrumban aunque las torres no lo hagan. Más allá de todo eso, con crisis o sin ella, Dubai es muy digna de ser visitada.

Se supone que el Burj Dubai tiene 818 metros de altura y supera largamente a su antecesora, la torre de Taipei 101, con 529 metros de altura y 101 pisos. Pero todas las mediciones están en suspenso, pues hay un organismo que homologa alturas como quien homologa récords olímpicos. El flamante campeón tiene 164 pisos y si no fuera por la crisis económica que afecta a Dubai, su gloria duraría poco, pues ya está pronto otro proyecto, denominado “Al Burj” localizado a varios kilómetros de este edificio.

Si esa torre se construyera tendría 1.400 metros de altura, andá a saber para qué. También podría tambalearse el proyecto, mucho más útil, de construir el puente en arco más grande del mundo, con 204 metros de altura y una longitud de 1.600 metros. Podría transportar a 2000 automóviles por hora en cada dirección y soporta una línea de metro en el medio de su estructura. Una bagatela de 817 millones de dólares que también habría que ir a ver. Fotos de ambos proyectos al final del artículo, donde también incluímos videos y links de interés.

Volvamos al Burj Dubai. Su terraza de observación en el piso 124 también es un récord. La información de agencias publicada por El País Digital consigna que Baker, de la firma de Chicago Skidmore, Owings & Merrill, dijo que los primeros diseños superaron la altura de la Taipei 101 por 10 metros. La torre de Taiwán tiene 508 metros.
La empresa propietaria de Burj, Emaar Properties, siguió pidiendo más metros de altura incluso después de comenzar el proyecto y a la postre fue 300 metros más alta que la de Taiwán, dijo Baker, aunque no quiso precisar la altura exacta.


El edificio en forma de “Y” invertida se estrecha a medida que alcanza altura. Es una estructura de acero, que termina en una enorme flecha.
Con sus 160 pisos, para los que se han utilizado 330 mil metros cúbicos de hormigón y 31 mil 400 toneladas de barras de hierro, Burj Dubai se eleva entre el desierto y el mar como un icono arquitectónico visible a 95 kilómetros de distancia.


Burj Dubai, que dispone de más de mil departamentos, oficinas repartidas en 49 pisos y un lujoso hotel Armani en los pisos inferiores, es el elemento central de un gigantesco proyecto de 20 mil millones de dólares, el nuevo barrio Downtown Burj Dubai, que incluye 30 mil departamentos y el mayor centro comercial del mundo.
Poco antes de la inauguración, agentes inmobiliarios registraron un alza de la demanda en las unidades residenciales del Burj. En 2009 los precios de la vivienda cayeron más de 50 por ciento en el emirato, pero según los agentes, la caída reveló ser menor en Burj Dubai, donde el metro cuadrado en zona comercial alcanzó hasta 5 mil 500 dólares en 2008, en lo alto de la burbuja inmobiliaria.

Los actuales edificios más altos del mundo, algunos construídos, otros todavía en el papel. Jehová y Alá, tranquilos y sonrientes.

A la derecha, el previsto puente en arco más grande del mundo y a la izquierda el descomunal proyecto en altura, comparado.

Burj Dubai podría ser, según algunos observadores, el último de los faraónicos proyectos por los que Dubai ha adquirido una fama mundial, incluida una isla artificial en forma de palmera construida por el gigante de la construcción Nakheel, en el centro de las dificultades financieras del emirato.
Fuente: El País (Viajes).