Cuantas personas han visitado este blog hasta el día de hoy

jueves, 24 de julio de 2008

Historia del Ferrocarril






Hace muchos miles de años alguien inventó la rueda. Nunca sabremos quién era ni como lo consiguió. Los arqueólogos están seguros de que hace 5.500 años los sumerios, que poblaban el valle que se extiende entre los ríos Tigris y Eúfrates, en Mesopotamia, la utilizaron para tirar del arado y para arrastrar carros de caballos y de bueyes que utilizaban como medio de transporte. Otras culturas aprovecharon el invento, que pronto se extendió hasta resultar absolutamente imprescindible. Desde aquellas primeras ruedas de madera o de piedra, a las ruedas de hierro que permiten al tren circular por una vía, decenas de mentes agudas fueron contribuyendo con su granito de arena. Como casi siempre, para vivir más a gusto y con más seguridad.A principios del siglo pasado, los mineros ingleses usaban unas vagonetas que circulaban sobre rieles de madera. Pero en vista de que las ruedas se rompían muy a menudo, decidieron forrarlas de hierro. Y así descubrieron que las ruedas no solo duraban más, sino que además las vagonetas se empujaban con mucha mayor facilidad, por lo que se podía formar un tren con varias vagonetas. Había nacido el camino de hierro : El Ferrocarril. El siguiente paso iba a ser dar con algo que tuviera más fuerza que un caballo y que pudiera tirar de cargas mayores: necesitaban una locomotora. Y fue otro minero, llamado Georges Stephenson, el que sorprendió a sus colegas en 1814, quien inventó, empleando la fuerza que tiene el vapor de agua a presión. Gracias a su enorme éxito el ferrocarril se extendió rápidamente por todo el mundo. Hoy recordamos las grandes discusiones que acompañaban al tendido de los rieles y que están tan bien reflejadas en las películas del oeste. Aquellos trenes y aquellas locomotoras están hoy en los museos de ferrocarril de todo el mundo. Actualmente las modernas locomotoras diesel y eléctricas se ocupan limpiamente de ello. Los vagones de carga y los salones de pasajeros ya no se parecen a los antiguos. Las mercancías son transportadas en grandes trenes de carga. Los trenes actualmente pueden transportar de un solo viaje tantas toneladas como 30 camiones.




Seguramente te habrás preguntado muchas veces por qué es así: por qué va sobre rieles y por qué estos son de acero. Pues esto no es porque sí. Tiene una explicación y es que hay dos cosas muy importantes que caracterizan al ferrocarril y debes saber desde ahora.La primera es que el tren es autoguiado. Eso significa que no hace falta girar ningún volante para que el tren tome las curvas. El tren sólo se guía gracias a un pequeño reborde que tienen las ruedas y que es suficiente para que la máquinay los vagones se agarren a los rieles que también son de acero. Sólo con esta pequeña pestaña de unos pocos centímetros es suficiente para guiar a todo el tren. El tren es seguro. La segunda característica se refiere al material con que están hechas las ruedas y los rieles. Fijate bien: imaginate que tenemos tres toboganes, uno con una pista de nieve, otro con una carretera y otro con una vía de tren. Si nos dejamos caer desde lo alto de cada uno de ellos con un carrito notaremos que el trineo se para enseguida al llegar a la parte llana. El de la carretera irá un poco más lejos. Pero con el de ruedas de acero sobre vías de hierro llegaremos mucho más lejos que con ningún otro. Eso significa que con el tren se transportan pesos mayores con menos esfuerzo. El tren ahorra energía.


La infraestructura


La vía es el camino por donde circula el tren y, por tanto, es muy importante que esté bien construida. Una vía está formada por los rieles que son de acero y pueden estar soldados para evitar el conocido “traca-traca-traca” que es divertido pero incómodo; los durmientes que mantienen sujetos y paralelos a los rieles, y que son de madera o de hormigón y, por último el balastro, que es una capa de piedras que sirven para repartir el peso de los trenes y además hadce de colador, dejando pasar el agua cuando llueve.Pero antes de montar la vía se tienen que hacer muchas obras para salvar lomas, ríos y arroyos. Te puedes imaginar la cantidad de obras de este tipo que hacen falta: túneles, puentes, etc. En un territorio ondulado como el nuestro la mayor parte de las vías son en curva, y sólo una pequeña parte es horizontal.


Las locomotoras

Una vez tendida la vía ya puede circular el tren. Una locomotora tira de los vagones, pero no todas son iguales. Existen actualmente dos tipos de locomotoras : las eléctricas y las diesel. Las primeras toman la corriente de unos hilos, llamados catenaria, que hay encima de la vía; la corriente pasa a través de diversos elementos y finalmente alimenta los motores a tracción. Son limpias y silenciosas. Las locomotoras diesel, en cambio, deben transportar su propio combustible (gas-oil) para alimentar el motor principal. El movimiento de este motor se transmite a las ruedas a través de un generador y un motor eléctrico. A pesar de tener un motor que “echa humo” contaminan muy poco. Pueden circular por cualquier línea y son también muy potentes. Son las que hoy utiliza nuestro ferrocarril.


Los trenes de pasajeros

En nuestro país, por su escasa densidad de población, hay pocos trenes de pasajeros. No obstante, por la continuidad del crecimiento económico y el congestionamiento de las carreteras serán imprescindibles en el futuro, especialmente en el “área metropolitana” y en las ciudades de la “costa”.También podríamos pensar la necesidad de trenes uniendo las capitales departamentales y las ciudades del Mercosur. Ya hay gente soñando y trabajando en algunos de estos proyectos.


Las estaciones

Las estaciones son los lugares donde suben y bajan del tren los pasajeros y donde se cargan y descargan mercancías. Tienen tanta leyenda como lso propios trenes. Las hay desde las más pequeñas (paradas) hasta las más enormes. Todas ellas tienen boleterías, salas de espera, despacho del Jefe de Estación, oficina de informes, bar, teléfonos, correos, etc.Las estaciones que son terminales de carga suelen ser más grandes en cuanto al número de vías para poder formar el tren y manipular las cargas. Por este motivo suelen estar más alejadas del centro de las ciudades.


La circulación de trenes y la seguridad

A veces, si no se pienas en ello, puede parecer que el que los trenes circulen con normalidad, se crucen, se esperen unos a otros, es una cuestión casi de magia. Ya sabes que los trenes toman las curvas de un modo seguro, gracias a las pequeñas pestañas que llevan las ruedas. Pero la seguridad en los trenes está más garantizada por una serie de normas que todos los ferroviarios obedecen y respetan ante todo.Lo primero que hay que respetar son las señales. Los maquinistas y el encargado de mover los cambios de agujas y las señales para desviar un tren a otra vía o dejarle marcha hacia otra estación, no se pueden equivocar, ya que podrían hacer chocar 2 trenes. Todos ellos están controlados por un mecanismo que les impide hacer falsas maniobras. Y muchas cosas más cuidan de que todo funcione bien para que podamos estar seguros.


Lo que no se ve

Cuando vas a una estación a viajar en tren, llegas un rato antes de la salida, y si está formado subes y te colocas en tu asiento. Pero mientras has salido de casas o de la escuela, ha habido una serie de personas que han estado trabajando para que te encuentres a gusto y puedas viajar. Unos han estado limpiando el tren, otros revisándolo para que no tenga averías, otros haciendo maniobras para juntar todos los salones, otros cuidando el buen estado de la vía, etc.Y cuando el tren está en marcha tampoco está solo. En cuanto pasa por una estación, el responsable de la misma, que ya los estaba esperando, se comunica con el “control”, para informar que el tren ha pasado a esa hora. De esta forma, el encargado de control sigue la marcha de todos los trenes, sabe en cada momento donde están, y manda órdenes a todas las estaciones, igual que un inspector de tráfico controla un cruce de calles.


Los trenes de alta velocidad

Hoy en el mundo, existen trenes que circulan a más de 350 km por hora. Y dentro de poco incluso irán más rápido todavía. El tren de alta velocidad tiene un aspecto exterior parecido a un avión. Por dentro es modernísimo, silencioso y muy cómodo, sin notarse para nada la velocidad que lleva. Es el tren del futuro.


Consejos para viajar

Muchas veces en una estación se ve llegar a alguien con desesperación que corre por el andén arrastrando bolsas o valijas y que se pone de muy mal humor porque no le llega el turno de sacar su boleto. Casi siempre es porque no se ha ocupado de preparar a tiempo su viaje. Para evitar esos malos ratos, cuando tengas intención de viajar en tren, no esperes a última hora. Acude a la estación o llama por teléfono para saber a qué hora salen los trenes, a qué hora llegan, etc. Cuando viajes debes llegar con tiempo a la estación, así podrás comprar el boleto y no te podrás encontrar con que el tren esté completo o no tengas asiento disponible. Buscar el tren y el vagón es fácil, porque en las estaciones importantes hay paneles que indican la próxima salida con su vía y hora. Si el tren que vas a tomar está en marcha no te acerques mucho ala vía cuando llegue, es peligroso. Deja salir a los pasajeros que lleguen, y luego sube y busca tu asiento. No te quedes junto a la puerta y elije tu asiento. En el tren siempre hay personas y ferroviarios que te pueden ayudar. NO SUBAS NI BAJES NUNCA DE UN TREN EN MARCHA. Es mejor perder el tren o bajarse en la siguiente estación que exponerse a un accidente. Durante el viaje, compórtate con educación, procurando no molestar a los demás pasajeros: sin gritos, sin tirar cosas por las ventanillas. Usa las papeleras y si están llenas o rotas guarda tus desperdicios, hasta que encuentres donde tirarlos. Los libros y los aparatos de música individual son buenos compañeros de viaje. Y mirar por la ventanilla también es una buena ocupación. El guarda del tren es la persona que representa la autoridad, y debes obedecer las indicaciones que él te haga. Asimismo puedes hacerle cualquier consulta o sugerencia. Observando estos consejos conseguirás que sea mucho más agradable tu viaje.

Fuente:A.F.E