Cuantas personas han visitado este blog hasta el día de hoy

miércoles, 3 de junio de 2009

Verdad o Mentira?

Alejandra Filippini, hermana de la niña internada en el Pereira Rossell tras una infección generalizada que derivó en la amputación de miembros de su cuerpo, denunció a su padre, Omar Filippini, ante la justicia por utilizar, para beneficio propio, las donaciones recibidas.

Según señala hoy el diario El Observador e informó ayer radio Sarandí, la hermana de Blanquita habría denunciado a su padre ante el juez de familia de Salto, Hugo Debone, aunque éste último no confirmó la información.

Alejandra Filippini comentó al programa Las cosas en su sitio que el juez decretó la medida de poner a recaudo las cuentas bancarias. Además, solicitó una cautelar que impida a su padre retirar dinero.

Al respecto, Ana Lafuente, madre de Blanquita, dijo a EL PAÍS digital que la plata se está gastando para refacciones en la casa y que espera llegar a salto para hablar cara a cara con Alejandra sobre el tema. "Pueden ir a casa a ver, hay 5 albañiles trabajando. Están arreglando el techo que mañana queda pronto, las paredes por el lado de afuera, el cuarto para Blanca con baño y todo adentro y algunas adaptaciones en la casa para que ella esté más cómoda", dijo.


Mientras tanto, Blanquita, que en las últimas semanas ha ido mejorando notoriamente, se recupera y está a la espera del alta para iniciar la rehabilitación. Según manifestó la madre de la niña, estaría internada unos días más y luego regresarían a salto "extraña mucho a los hermanos, fue la visita de la mayor que hizo que Blanquita hable, antes se comunicaba por señas", dijo. El médico está a la espera de que las refacciones en el hogar de los Filippini estén listas para que la niña esté en un lugar propicio a la hora de comenzar con la rehabilitación.

El País Digital

Tragedia



Pasaron cuatro minutos desde las primeras señales de problemas eléctricos en el avión de Air France que realizaba el vuelo AF447 hasta su desaparición en el Océano Atlántico, con 228 personas a bordo.

El Airbus enfrentó, entre las 23.10 y las 23.14 (hora local) del domingo, una secuencia de fallas eléctricas y de equipamientos fundamentales al vuelo, que llevaron a la pérdida de esas informaciones en la cabina de comando.

Parte de esos mensajes fue obtenida por el Jornal da Tarde, con una fuente de la compañía aérea francesa.

La aeronave envió al menos seis mensajes escritos automáticos a las computadoras de la Air France, en tiempo real, a través del sistema Acars (Sistema de Comunicación e Información).

Los comunicados fueron traducidos por un comandante de Airbus y muestran que el avión alertó sobre la pérdida de sistemas e intentos de corrección de los parámetros electrónicos, que entraron en falla generalizada.

Fallaron sistemas de referencia como el "Adiru"(unidad que informa dados como altura y velocidad vertical) y hubo falla eléctrica en la computadora principal del vuelo, entre otros sistemas.

Los registros Acars comienzan a las 23 horas locales, cuando el comandante envió un mensaje manual informando sobre un área de fuertes turbulencias por encima de las nubes y lluvias cargadas de electricidad y con fuertes vientos.

Diez minutos después, otro comunicado indicaba que el piloto automático había sido desconectado.

A las 23.10, surgen los primeros indicios de problemas eléctricos apuntando fallas en el sistema principal de energía eléctrica y desvío de potencia para mantener la navegabilidad.

En los dos minutos siguientes, al menos dos relatos electrónicos informaron fallas en los sistema de recepción y exhibición de informaciones de vuelo.

A las 23.13, fallaron la computadora primaria del vuelo y un sistema auxiliar, responsable de comandar partes móviles del ala.
Y a las 24.14, hubo aumento de la velocidad vertical de la cabina.

Según pilotos, "eso puede indicar despresurización o que, a esa altura, el Airbus A330-200 ya estuviera en caída", reportó Jornal da Tarde. (ANSA).


Último Momento(Datos exlusivos de El País Digital,Muchas Gracias)


El submarino francés Nautilus, que participó en las tareas de búsqueda de los restos del Titanic, se encargará de rastrear las cajas negras del avión del Air France que desapreció en el Océano Atlántico, según el diario brasileño Folha.

El mini submarino ya se está trasladando al lugar donde aparecieron restos del Airbus 330, a unos 700 kilómetros de la isla de Fernando de Noronha. Dos pilotos franceses son los encargados de comandar la nave de búsqueda marítima.

El Nautilus, que puede llegar hasta los 6000 metros de profundidad, fue la primera nave en alcanzar el casco del Titanic, que se hundió en el mar en el año 1912, después de que la embarcación fuese detectada en el Océano Atlántico Norte.