Cuantas personas han visitado este blog hasta el día de hoy

lunes, 5 de julio de 2010

Muslera hace su camino

Muslera hace su camino
Sabido es que la columna vertebral de cualquier equipo de fútbol comienza por el arquero. Su función primaria es obvia: evitar que el rival anote. Sin embargo, se necesita voz de mando, personalidad y la capacidad de darle tranquilad a sus compañeros para sobresalir en un puesto que suele ser considerado el más ingrato de todos.
Agréguele a esas cualidades el consagrarse con 24 años recién cumplidos en una Copa Mundial de la FIFA y tendrá como resultado final a Fernando Muslera, uno de los responsables de que Uruguay se apronte para disputar ante Países Bajos la primera semifinal de Sudáfrica 2010 el próximo martes en Ciudad del Cabo.
Un presente excelenteLos dos penales que detuvo en la tanda ante Ghana, al capitán John Mensah y el delantero Dominic Adiyiah, todavía están frescos en la memoria de este montevideano nacido el 16 de junio de 1986. “Cuando comenzó la tanda intenté mantenerme calmo y confiar en mis instintos. Después, por supuesto que hay algo de suerte, porque en esto de los penales al arquero siempre lleva las de perder”, afirma dueño del dorsal 1 a FIFA.
Lo que ha logrado Muslera en el arco Celeste tiene un mérito doble, ya que el joven portero recién se hizo con la titularidad el mismo día de su debut con la selección mayor, el 10 de octubre de 2009 ante Ecuador en Quito por anteúltima jornada de las pasadas eliminatorias. El golero mostró una pasmosa seguridad, Uruguay sumó tres puntos clave al imponerse por 2-1 y Oscar Tabárez lo confirmó en el puesto.
Hasta aquel momento, Tabárez había probado con otros tres arqueros sin que ninguno lo convenciera del todo. Hoy disfruta de su decisión: Muslera, con 15, es el segundo con más atajadas entre los semifinalistas, sólo superado por el alemán Manuel Neuer (18) y por encima del holandés Maarten Stekelemburg (13) y del español Iker Casillas (10). Es así que tiene una de las vallas menos vencidas de los cuatro que quedan en carrera con tan sólo dos goles en contra, marca que comparte con España y Alemania. 
Puntos de comparaciónMás allá de lo arbitrarias que pueden ser las comparaciones, éstas no dejan de ser válidas colocadas en contexto. Entonces, puesto en relación con los arqueros que hicieron historia con Uruguay en las Copas Mundiales de la FIFA, hay un par de datos llaman la atención.
Con apenas 0,4 tantos recibidos por partido, el promedio del golero de la Lazio es mejor que los de Enrique Ballestero, campeón mundial en 1930, con 0,75; Gastón Máspoli, campeón mundial en 1950 y semifinalista en 1954, con 1,38; y Ladislao Mazurkiewicz, cuarto finalista en 1966, semifinalista en 1970 y titular también en 1974, con 1,23.
De este selecto club, apenas Mazurkiewicz atajó en un Mundial con menor edad que Muslera, ya que tenía tan sólo 21 años en la fase final de Inglaterra 1966. Sin embargo, tanto Ballestero como Máspoli lo hicieron con edades superiores, puesto que tenían 25 y 33 respectivamente en sus debuts mundialistas…
Un futuro brillante
Si bien el arquero repite una y otra vez que el gran mérito su excelente presente es de sus compañeros, ya que gracias a ellos le llegan poco, los elogios para con él se multiplican. “Está pasando por gran momento y me da una gran satisfacción personal. Mostró su personalidad en la tanda de penales ante Ghana y fue decisivo para el resultado”, lo elogia el entrenador. “Él puede llamarlo suerte, para mí lo de los penales es confianza y eficacia”, afirma Sebastián Abreu. “Es increíblemente talentoso para ser tan joven. Nos da seguridad y habla lo justo y necesario”, agrega suel lateral izquierdo Jorge Fucile.
Es cierto, el tiempo dirá que lugar le tocará a ocupar a Fernando Muslera entre los arqueros uruguayos que llegaron a las semifinales de un Mundial. Pero con un comienzo tan alentador y toda su carrera por delante, ¿alguien se animaría a ponerle techo al dueño actual del siempre difícil arcocharrúa?