Cuantas personas han visitado este blog hasta el día de hoy

miércoles, 3 de marzo de 2010

Terremoto de 8,8 grados en Chile.


Un terremoto de magnitud 8,8 que devastó la región central de Chile ayer por la madrugada dejó más de un centenar de muertos, destrozó puentes y edificios y desató un maremoto que amenazó casi todos los países con costas sobre el Pacífico.

Un terremoto de los más potentes jamás registrado -de magnitud 8,8 en la escala Richter- mató al menos a 147 personas, afectó a otras 400.000 sólo en la región de Bío Bío y aterrorizó al centro de Chile ayer a la madrugada, poniendo en alerta a los países del océano Pacífico por temor a tsunamis y olas gigantes.

El terremoto tuvo su epicentro en el mar a 90 kilómetros de Concepción, ciudad de medio millón de habitantes ubicada a unos 500 kilómetros al sur de Santiago. Olas de gran tamaño afectaron la isla Robinson Crusoe, una de las tres que integra el archipiélago Juan Fernández ubicado a unos 670 kilómetros de la costa de Valparaíso, y se ordenaron evacuaciones preventivas en la isla de Pascua.

La presidenta Michelle Bachelet anunció que cinco regiones del centro del país fueron declaradas zonas de catástrofe, entre Valparaíso y la Araucanía, mientras el presidente electo, Sebastián Piñera, aseguró que se trata de la peor catástrofe que sufre el país andino en los últimos 30 años.

"Quiero compartir el dolor de los familiares de las más de 122 personas que perdieron la vida producto de este terremoto (...) Es probable que esta cifra aumente y además tenemos muchos heridos", explicó Piñera, quien asumirá la presidencia el próximo 11 de marzo.

Luego del anuncio de Piñera, la directora de la Oficina Nacional de Emergencia del Ministerio del Interior, Carmen Fernández, informó que la cifra de muertos se elevó a 147. A partir de relevamientos propios y consultas a varias fuentes, el canal estatal Televisión Nacional calculó un total de 180 víctimas mortales.

Fernández indicó que por el momento sólo tienen "tendencias preliminares" del número de afectados por el poderoso sismo, que destruyó viviendas, edificios, derribó puentes y arrojó camiones a grietas en la tierra.

"Por ejemplo, en Bío Bío podemos hablar de 400.000 personas con un grado importante de afectación, si ellas han perdido toda su vivienda, (para determinarlo se) requiere una evaluación más técnica y pormenorizada``, pero las cifras consolidadas de afectados podrían demorar 72 horas", declaró Fernández.

La mayor cantidad de víctimas se ubica en la región del Maule, 240 kilómetros al sur de Santiago, declarada zona de catástrofe, al igual que las regiones de Bío Bio y Araucanía. Las áreas costeras fueron las más afectadas por el oleaje intenso tras el sismo, que sin embargo no tomó la envergadura de un maremoto.

Autoridades y pobladores de varias zonas temen que el número de víctimas aumente a medida que se verifique la situación en zonas rurales, donde hay construcciones precarias.

Fernández reportó que el incremento de la marea y oleaje "ha provocado muertes y desapariciones" en el archipiélago de Juan Fernández. El intendente de Valparaíso, Iván de la Maza indicó que en Robinson Crusoe el oleaje cubrió la mitad del poblado y hay tres desaparecidos. Un helicóptero, una fragata y una barcaza viajaron hacia la isla para ayudar.

La presidenta sobrevoló la región de Maule y se disponía a hacer lo mismo sobre Concepción. "Se está haciendo una evaluación de los daños de las ciudades, en las cuatro regiones hay compromisos de viviendas y edificios públicos", declaró.

También dijo que en Talca "todo el casco histórico con edificaciones antiguas, casas antiguas, (aparece) con daños muy importantes y otros sectores más nuevos pudieron soportar mejor la fuerza del terremoto", según comprobó desde el aire.

Bachelet también informó que varios hospitales han sido evacuados por los daños provocados por el sismo, por lo que se está evaluando habilitar la atención en lugares alternos.

Varias carreteras quedaron destruidas y los servicios de electricidad, agua y teléfonos no funcionaban en muchas áreas, lo que impedía conocer información de muertes o daños de regiones enteras.

El terremoto se produjo a las tres y media de la mañana y sorprendió a la mayoría de los chilenos durmiendo. Inmediatamente salieron aterrorizados a las calles. Allí se mezclaban personas en pijamas que rehusaban regresar a sus viviendas por las continuas réplicas, y nutridos grupos de jóvenes que abandonaron discotecas y fiestas.

Cerca de 40 réplicas siguieron al sismo, algunas de una magnitud superior a 6.

Diez horas después del terremoto, un tercio del Gran Santiago (que abarca la capital y localidades periféricas), donde vive el 40% de los 17 millones de chilenos, estaba sin luz, la mayoría de semáforos apagados, el subte no funcionaba y prácticamente no había transporte público.

El ministro de Interior, Edmundo Pérez Yoma, calificó el terremoto como "devastador", pero la presidenta aclaró que "el sistema está funcionado. La gente debe permanecer en calma. Nosotros estamos haciendo todo lo que podemos con todas las fuerzas que tenemos. Cualquier información se las compartiremos de inmediato".

Este terremoto es el segundo más potente de los últimos 20 años, tras el de 9,1 grados en la escala de Richter registrado en diciembre de 2004 en las costas de Indonesia, que desencadenó el tsunami que mató a 230.000 personas. Chile ya sufrió el terremoto más fuerte nunca registrado en el mundo -9,5 grados Richter, el 22 de mayo de 1960 en Valdivia, al sur de Santiago, que dejó más de 3.000 muertos- y se encuentra en la convergencia de dos placas tectónicas mayores. El país está acostumbrado a los sismos y cuenta con reglamentación para que las viviendas soporten estos fenómenos.

ARGENTINA. Un niño de 8 años murió y otros dos resultaron heridos por un sismo de 6,1 grados en la escala de Richter que sacudió ayer el norte de Argentina, en la provincia de Salta, nueve horas después del terremoto que devastó Chile.

Si bien los expertos dijeron que este terremoto no estaba vinculado al registrado en la madrugada chilena, el terrible sismo de magnitud 8,8 sí tuvo sus efectos en Argentina, pues se sintió en varias provincias e incluso en su capital, Buenos Aires, donde se movieron edificios.

reacciones. El gobierno uruguayo expresó su solidaridad por el potente sismo que sacudió a Chile, al tiempo que evalúa las vías más eficaces de cooperación, informó la cancillería.

Uruguay "lamenta profundamente y se solidariza con la hermana República de Chile por la irreparable pérdida de vidas y los serios destrozos materiales sufridos a causa del devastador terremoto y ya se encuentra analizando la mejor forma para canalizar la ayuda humanitaria", señaló un comunicado de cancillería.

Indicó asimismo que "hasta el momento no se han reportado víctimas de nacionalidad uruguaya", mientras que las autoridades han dispuesto la apertura de la embajada y del consulado en Santiago durante todo el fin de semana "para atender cualquier solicitud de los ciudadanos uruguayos".

Gobiernos de todo el mundo expresaron su solidaridad con Chile y se declararon dispuestos a enviar ayuda.

En Washington, el presidente Barack Obama y el Departamento de Estado prometieron ayuda, a la vez que se mantenían alertas ante la inminencia de un maremoto en Hawai, que evacuó las turísticas playas de Waikiki. "EE.UU. está listo para ayudar" a Chile, dijo Obama, quien se comunicó con Bachelet y expresó sus condolencias.

La jefa de política extranjera de la Unión Europea, Catherine Ashton, dijo que ese bloque "está preparado para ayudar al pueblo de Chile".

La presidenta argentina Cristina Fernández se comunicó telefónicamente con Bachelet y le ofreció "toda la ayuda necesaria", al igual que sus pares de Bolivia, Ecuador, Colombia y Venezuela. Perú declaró duelo nacional el 1º de marzo.

No hay comentarios: